sábado, 19 de enero de 2008

la piedra sin celada

"Por culpa de nadie habrá llorado esta piedra…"
Gonzalo Rojas


soy aquella piedra
inquieta y sonámbula
que en la noche sale a caminar

voy tramando un viaje oscuro
siguiendo la ruta que tu cuerpo
ha dejado en cada sueño soñado mil veces ya

me vuelvo tímida y ronca
[voz rocosa, sí pero tan tenue
que nadie diría jamás
que tal delicadeza
viene de las piedras del mar]

(tiemblo de frío esta noche)

aunque las piedras de frío no mueren jamás
yo sé que voy muriendo ya

es este el extrañamiento de la soledad
que tan extrañada de sí intenta venderle
sus sueños a una piedra huérfana
sin pisada, ni historias,
sin ninguna ventana por donde mirar

lo que tengo hoy es el dolor de las piedras
cuando se les acaba la dureza,
y la epidermis granular se convierte
en el aceite de los cuerpos
cuando todavía recuerdan la trama aquella de saberse amar.

2 comentarios:

Fulan@s dijo...

Gracias por dar un paseo por las SÍNSORAS, nos alegra que te guste el blog. Por supuesto que puedes enlazarlo al tuyo. Por nuestra parte, enlazaremos el tuyo al nuestro...

apócope dijo...

"y más la piedra dura porque ésta ya no siente"