jueves, 3 de mayo de 2012

Lo que

¿Qué es lo que buscas 
cuando
detenido por un viento
quedas
estremecido 
por el disparate de un pájaro?


Rescatas, claridad de medio día,
las cosas que se quedaron
olvidadas 
a medio camino
sin camino.


Las cosas, tus cosas, se llenan de ese olvido
que presientes
araña la raíz
de lo que
siempre ha estado
como 
perdido


Tus cosas guardadas dentro de otras cosas.
Tus cosas, en silencio, bajando la cabeza.
Y tú sientes


              (¿Lo sientes?)
que todo te perdona
que todo te lastima en clave de caricia
que todo te persigue
sonámbulo.
Íntegra sombra de tu sombra
despierta
en medio de la noche
temblorosa.
Pides silencio y renuncias
a la idea, a la sola idea,
de una palabra
sola
que redima
que destruya
la eternidad de tu ceniza
la primavera de tu escarcha.


Dime, ¿qué se calla cuando hablas
tan tímidamente
tan escasamente
de lo que se ha ido
de lo que
pasa
como
si no
(como un sino)
pasara nada?


Queda lo que queda.
La Nada en la que te
desorbitas. Eso queda.
Lo desenterrado para siempre.
Queda. El viento que se le escapó a la resta.
La espada y la pared, quedan.
La cifra, para ser exactos.
Queda.





3 comentarios:

Oscar Bulenda dijo...

desvalijada, este poema esta redondito. sigue metiendo mano en esa candela.

Desvalijadas dijo...

Comentario de Gerardo Fernández Fe:

Flor, tengo problemas con la tecnología, no sé cómo c... se pone un comentario en tu blog. Entonces te lo envío "por interno":

"el disparate de un pájaro"
(...)
"Tus cosas, en silencio, bajando la cabeza"
(...)
"El viento que se le escapó a la resta"

Hermoso!!! Dichosa la mano que rasgó la hoja, pero dichosa también la persona que fue pensada, antes y durante cada verso...
beso, Flor,
G

Blanco White dijo...

Bellísimo.